Guarderías que se comparten con sus similares estatales

cuba y negocios guardería

Por Richard Adnisel.

Guarderías privadas en Cuba comparten con las estatales el cuidado de menores

Pese a tener un índice de natalidad bajo, Cuba carece de suficientes guarderías o Círculos Infantiles, como se conocen en la isla estas casas de atención a niños menores de 5 años, para darle cobertura a cada madre o padre trabajador que requiera del cuidado de sus hijos en esta etapa de sus vidas.

Hasta hace dos años, existían en todo el país unos 1 090 círculos infantiles, que prestaban atención a cerca de 139 mil niños. Esa cifra representaba entonces el 18 por ciento de los menores comprendidos entre los recién nacidos y los 5 años de edad. Trece mil madres trabajadoras se beneficiaban de esta cobertura a lo largo y ancho del archipiélago cubano.

Desde entonces la situación ha cambiado poco. La necesidad de instituciones que cuiden de los niños en edades de hasta 5 años ha continuado incrementándose, ante la sostenida incorporación al trabajo de la mujer cubana.

De ahí que la creación de Guarderías privadas ha aliviado hasta cierto punto esta situación. En La Habana se conocen al menos cerca de una decena, debidamente acreditadas en las oficinas de la Administración Tributarias y que cumplen con todos los requisitos para una correcta atención y cuidado de los niños.

Tal es el caso de la Guardería Privada Mi Sueño, ubicada en el barrio habanero del Vedado, que atiende a unos 20 niños a cargo de 6 trabajadoras que también los educan y preparan para su próximo ingreso en la enseñanza preescolar.

Jacquelín Cárdenas es la dueña y directora de la institución, que cuenta con todos las condiciones para la que fue concebida. Jacquelin es licenciada en Educación Especial, así como la subdirectora Eilin Morales. Las otras empleadas son tituladas igualmente en carreras vinculadas a esta profesión.

Los infantes cumplen diariamente una jornada que incluye gimnasia, juegos, clases de inglés y elementos rudimentales de educación preescolar. Ellos juegan y descansan en salas preparadas con todo lo necesario para esta función, algunas incluso climatizadas. Cuentan asimismo con una alimentación balanceada, que consta en un libro de menú elaborado para cada día y a la vista de cualquier visitante.

La guardería funciona de lunes a viernes de 7 de la mañana a 6 de la tarde, pero puede prestar servicio a pedido de los padres que necesiten de un tiempo adicional por las razones que sean.

Como Mi Sueño, el resto de las guarderías privadas de la capital cubana cuentan con las condiciones necesarias para la función que realizan. En el resto de la isla, la tendencia es al incremento de estas casas de atención a los niños, en una labor compartida con sus similares estatales, que en abril de este año cumplieron 55 años de fundadas.

Puntua este articulo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *