El secreto de Micaela

Cubaynegocios.micaela
Restaurante Casa de Micaela

Por Yia González

Micaela primero te entra por los ojos y después por el paladar”, así coinciden varios clientes de uno de los mejores negocios privados de comida tradicional en la oriental provincia de Santiago de Cuba, donde la modalidad del trabajo por cuenta propia crece en propuestas comerciales y competencia.

Se trata de Casa Micaela, un restaurante ubicado en la emblemática calle de Corona entre Enrramadas y Aguilera. Allí convergen consumidores tanto locales como foráneos.

Además de la comodidad de sus precios y la exquisitez de los platos atrae la elegancia tradicional del lugar donde se encuentra, después de que su propietario Leonardo Pérez, firmara un contrato de arrendamiento con el estado, en lo que antes era la Casa de la Música de la ciudad, algo que de antemano le atribuye singular referencia al reconocido paladar.

El nombre de Casa Micaela nació por mi abuela, quien vivió parte del proceso revolucionario cubano, y en su favor trabajó modestamente. Ella cocinaba en su casa para alrededor de 15 personas que elogiaban su alimento y su sazón, y tenía entre sus visitantes al joven Frank País García” (uno de los símbolos de la lucha clandestina en la oriental ciudad), -comenta Leonardo-, quien además se siente orgulloso por la historia de su país y de su Santiago.

Por eso es que nuestra casa está decorada con tantos detalles tradicionales, instrumentos musicales al centro y las mesas totalmente pintadas con reconocidas obras, reproducidas por el pintor santiaguero Israel Tamayo. Además tenemos en la paredes una galería de artistas santiagueros, y la música que se escucha al interior de la sala también es del talento local o forma parte de lo mejor del repertorio cubano” explica el propietario de Casa Micaela.

cubaynegocios.santiagocuba
Casa Micaela. Santiago de Cuba

Leonardo Pérez afirma también que el precio de los platos, desde 3 hasta 10 CUC, está acorde tanto para un cubano medio como para el cliente extranjero, quienes en su mayoría vienen de su país con referencia del negocio. Otros son ya habituales -agrega-pues a muchos los conozco por intercambios en el período en el que trabajé como médico, una vocación que ejercité por casi dos década en la rama de la Oftalmología, hasta hace 5 años, cuando abrí el negocio por placer y por alcanzar un respaldo económico más holgado.

En Casa Micaela se trabaja por casi 400 pesos cubanos quincenal, y la propina que se reparte por igual entre 1 ayudante general, 2 dependientes y 2 cocineros, encargados de elaborar los platos netamente cubanos, como el patacón pisao, y otros que se pueden personalizar ajustando los pedidos al carbón, grillet o salsa, y demás opciones, acompañadas por tragos tradicionales de sabrosas bebidas del patio y un servicio a la barra.

Los visitantes de Casa Micaela, dan cuenta de que en el ameno lugar han encontrado un espacio de esparcimiento, donde el gusto por el sabor y la acogida de su gente, regalan a su público un verdadero hogar, con una familia amante del buen comer.

Puntua este articulo

One thought on “El secreto de Micaela

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *