Cuando el Sueño de un mayajigüero se concreta

Sueños de Mayajigüa. Cuba y Negocios.

“Esto está sabroso”, fueron las primeras palabras que escuchamos de boca de un cliente al entrar siete meses después a “Sueños de Mayajigüa”.

El comentario de Humberto López y la expresión de satisfacción de su rostro no dejaban la menor duda de lo exquisito del Filete de Pescado Grille que degustaba.

Un ambiente agradable, donde lo campestre y natural se combinan, fue la bienvenida a este equipo periodístico en la cafetería-restaurante cuyo nombre hace alusión a un pueblecito de la central provincia cubana de Sancti Spíritus y al anhelo de uno de sus hijos.

Crescencio Gómez y su esposa Odalys González no tuvieron reparos en atendernos, y con alegría nos invitaron a sentarnos para contarnos cuánto ha evolucionado su negocio desde febrero de este año, cuando se inauguró. “En esencia el menú sigue siendo el mismo (Tamal en Cazuela, Yuca con Chicharrones, Pollo Gordon Blue, Carnero Estofado…), igualmente el plato de la casa se mantiene, el gustado Ajiaco de Mayajigüa. Ya incluimos la carne de res, el pescado y los mariscos”. Nos confesó Crescencio, además, que ahora el cliente también puede disfrutar de algunos tragos preparados por la casa, así como de los servicios de la cafetería, los cuales también perduran.

Restaurante. Sueños de Mayajigüa. Cuba y Negocios

En aquella casa criolla donde se cocina como en el campo, a lo natural, pudimos constatar el entra y sale constante de personas. ¿A qué se debe el aumento de comensales en tan poco tiempo de iniciado el negocio?

Negocio cubano. Sueños de Mayajigua, CubayNegocios

Con orgullo y una evidente alegría el esposo de Odalys González nos dijo: “el secreto de Sueños de Mayajigüa está en la comida que le preparamos a nuestros clientes, lo sabemos porque muchos repiten y hasta nos han dejado cartas de recomendaciones en las cuales insisten en que mantengamos nuestra calidad.

“Ellos son lo fundamental, la razón de ser de nosotros, y esta es la máxima de nuestros trabajadores”. Aclara que otro aspecto fundamental es el precio, concebido “de manera que estén al alcance del pueblo y que no afecten nuestras ganancias”.

Paladar cubana, Cuba y Negocio

En el joven negocio por cuenta propia de raíces campesinas se respira un aire de familiaridad, más allá de los lazos sanguíneos que unen a sus principales encargados. Entre todos se ayudan y aprenden. Los empleados coincidieron en que “el colectivo es muy unido y cada quien sabe la tarea que le corresponde”, aseguraron que “el humanismo predomina, el problema de uno es de todos”.

Crescencio nos confirma que los empleados, aunque no todos son profesionales de la gastronomía, se comportan como si lo fueran.

“He tenido que renovar a algunos fundamentalmente por cuestiones de horario, y a otros por indisciplina, soy muy riguroso en ese sentido, porque donde no hay disciplina y seriedad no funciona bien el trabajo”. Y es ese otro de los secretos de Sueños de Mayajigua.

En la misma esquina de 17 y k, en el Vedado habanero, se encuentra el mencionado negocio, justo en el área del agro mercado, y esta es una ventaja que tiene la cafetería-restaurante. 

“Los mismos clientes del agro se han vuelto nuestros, así como sus trabajadores. También le cocinamos a algunos centros de trabajos cercanos que encargan sus almuerzos, con ellos tenemos precios diferenciados, y a algunos les ofrecemos servicios a domicilio”.

Mayajigüa, Cuba y negocios

Sueños de Mayajigüa. Cuba y Negocios

restaurante Sueños de Mayajigüa. cubaynegocios

Aprovechó Crescencio para contarnos, que, aunque ya tienen una buena demanda siguen trabajando para aumentarla, sobre todo en el horario de las noches, y para ello contrataron a un grupo musical llamado Los Caminantes, el cual aporta identidad al local con su música tradicional cubana. Se suman algunos elementos decorativos que combinan con lo campestre y la modernidad.

Paladar cubana, CubayNegocios

Restaurante cubano, Cuba y Negocios

 

 

 

 

 

 

 

Sueños de Mayajigua no escapa a las dificultades. A este negocio particular también se le obstaculiza la adquisición de alimentos, los precios en el mercado (no mayorista) la escasez de recursos, pero a decir de su propietario, nada que impida un servicio de calidad.

Se trata, sencillamente de seguir luchando para hacer realidad el sueño de un mayajiguero que un día se propuso crear un espacio acogedor donde confluyen el arte culinario, la estética y el auténtico servicio, elementos propios de la cubanía.

 

Por. Arlettys Guevara

Cuando el Sueño de un mayajigüero se concreta
5 (100%) 8 votes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *