¿De qué depende la tarifa del parqueador?

Cuba y negocio.parqueador
Parqueador

Por Maria Carla Álvarez

Parqueador cubano, otro oficio por cuenta propia

Uno de los oficios autorizados para ejercer por cuenta propia en Cuba es el de parqueadores, personas que se encargan de velar por la seguridad de los automóviles aparcados en algunas zonas públicas.

Quienes se afilian a esa modalidad, denominados “convenidos”, pagan una tarifa diaria al estado y no contribuyen a la seguridad social, por lo que tampoco obtienen los beneficios que esta otorga, como vacaciones o licencias. Sus ingresos provienen del excedente que les resta luego de entregar a las autoridades, o a la empresa que los representa desde 40 hasta 70 % de lo que perciben, en dependencia de lo acordado.
cubaynegocio-parqueador
El nombre de convenidos hace referencia al origen de la autorización de esa actividad, pues en un primer momento se trataba de un convenio entre el Estado y personas jubiladas o pensionadas, para que además de su pensión recibieran un dinero extra por la realización de ese trabajo.

Sin embargo, con el paso del tiempo y la proliferación del trabajo privado en Cuba, otras personas no jubiladas se incorporaron a la realización de esa actividad. De esta manera, los ciudadanos interesados fueron incluidos en el acuerdo.

Aunque existen tarifas específicas establecidas por el Estado para el cobro por esos servicios, los parqueadores fijan sus precios de manera extraoficial, en dependencia de la ubicación, el horario del día y la cantidad de horas.

Por ejemplo, los que trabajan en los estacionamientos de lugares nocturnos como discotecas o cabarets tienen tarifas más altas y generalmente en peso convertibles (cuc).

cubaynegocio

Fernando, quien trabaja durante los fines de semana como parqueador en un centro nocturno expresó: “hay precios oficiales y los otros que se han ido fijando poco a poco. Todos quedamos satisfechos, tanto el trabajador que pasa toda la noche en vela cuidando los autos de los clientes para que nada les suceda, como el chofer que sabe que puede disfrutar de su noche con la tranquilidad de que todo estará en orden cuando regrese.”

Por su parte, Denis, un joven capitalino, considera excesivos los precios que en ocasiones imponen los parqueadores, sobre todo, porque muchas veces no hay diferencia según el tiempo del estacionamiento.

“A veces yo voy hasta a 3 bares en una noche, porque no me gusta el ambiente de uno, o porque cierran y tengo que buscar otro – comentó.- “y en cada lugar debo pagar una tarifa distinta al anterior. Al final del día es un gasto tremendo solo en parqueo”.

El de parqueador en un oficio para aliviar la economía de los cubanos, y el hecho de que algunos intenten abusar de los precios, perjudica el desarrollo del sector cuentapropista en Cuba, según coinciden en opinar muchos de los clientes que se consideran afectados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *