Primeros pasos para las cooperativas no agropecuarias

Cooperativas no agropecuarias cubaynegocios
Cooperativas no agropecuarias

Por Denisse Cortinas

Cooperativas no agropecuarias en Cuba requieren mercado mayorista

Una de las formas de trabajo por cuenta propia en Cuba son las cooperativas no agropecuarias. Estas se constituyen por empresas que anteriormente pertenecían al estado y luego se independizan de él o bien a través de un grupo de personas que se unen para desarrollar un negocio privado.

Entre los mayores problemas que presentan esas asociaciones se encuentran la inexistencia en el país de un mercado mayorista que les provea los recursos necesarios para realizar sus actividades con la calidad requerida y a un precio justo.

La viceministra primera del Ministerio cubano de Comercio Interior, Odalys Escandell García, informó que se están dando los primeros pasos para garantizar abastecimiento a quienes pertenecen a cooperativas no agropecuarias. Por ejemplo, esa cartera estableció un reordenamiento de un grupo de comercializadoras al por mayor  de productos no alimenticios, a las que se ha aprobado una nomenclatura para su próxima comercialización.

Hasta el momento existen en Cuba 11 comercializadoras mayoristas que tienen contratos con las cooperativas no agropecuarias, las cuales son el único tipo de negocio privado que cuenta con ese privilegio hasta el momento.

Aun así resultan insuficientes, pues una creciente demanda del mercado y el aumento del número de empresas de este tipo dificultan el abastecimiento. Otro problema fundamental es que los productos suministrados por comercializadoras mayoristas no satisfacen las necesidades de esas formas de gestión.
Cooperativas no agropecuarias en Cubaynegocios

Mary Blanca Ortega, la titular del Ministerio Cubano del Interior comunicó que todos los productores y los comercializadores mayoristas pueden establecer relaciones contractuales con las Cooperativas no agropecuarias después de haber concluido su encargo estatal. Estas son ante la ley personas jurídicas por lo que pueden comprar y también llegar a un acuerdo acerca de los precios.

Se trata de un proceso experimental en el que la nación caribeña debe establecer un equilibrio entre el abastecimiento del mercado estatal y de esos negocios privados, los cuales necesitan de esos suministros para trabajar con la calidad requerida. Resulta un paso difícil pero necesario si se quiere incentivar y fortalecer el trabajo por cuenta propia en Cuba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *