Inversión extranjera directa en Cuba

Cuba y negocios 1 (5)
Inversión extranjera directa en Cuba

Por Denisse Cortinas

La  inversión extranjera directa en Cuba, se encuentra entre las nuevas medidas que se han tomado como parte del proceso de actualización del modelo económico,  incentivadas por el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con Estados Unidos

Para quienes deseen invertir en el país caribeño se aprobó recientemente la ley de inversión extranjera, con el objetivo de que los interesados conozcan las facilidades que otorga el país así como los requisitos para realizar esa operación, que son diferenciados según  las aspiraciones de los empresarios.

Por ejemplo, existen particularidades con respecto a quienes pretenden producir en el país. Se debe primeramente crear una empresa mixta en la que participen de igual forma la parte cubana y la extranjera. Para realizar esa operación es necesario obtener permisos y licencias y luego importar los insumos necesarios para comenzar la producción.

Otro procedimiento implica vender en Cuba productos elaborados en el exterior. Es necesario realizar viajes periódicos al país pero no como turista, sino por motivos comerciales, a través de un visado especial que es posible obtener en el consulado cubano de su lugar de residencia.

Luego se debe crear una sucursal que represente a su empresa con un volumen de negocio que supere los 500 000 dólares anuales. En el caso de que los trabajadores que van pertenecer a la empresa sean también extranjeros se requiere de un permiso concedido por el Ministerio cubano de trabajo.

La ubicación geográfica de la mayor de las Antillas en el centro de un mercado de expansión y de importantes rutas comerciales, dota al país un atractivo especial. Para la economía nacional representa la creación de nuevas fuentes de empleo, la captación de métodos gerenciales, la reducción de las importaciones y el ingreso de capital foráneo.

Al parecer se trata de un proyecto en el que ganan todos, aquellos que buscan establecer sus negocios en un territorio con seguras ganancias y también quienes tienen puestas en la inversión extranjeras sus esperanzas de una Cuba más industrializada y con un mayor nivel de vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *