Un reto que parece difícil sortear exitosamente

Cuba y negocio.anciano

Por Richard Adnisel.

Cuba: crecen cuidadores privados ante la sostenida tendencia de la población al envejecimiento.

No poseo cifra alguna de los privados que se dedican en Cuba a cuidar ancianos, pero a juzgar por el acelerado envejecimiento poblacional del país, esa labor pudiera crecer en flecha.

Según datos de la Oficina Nacional de Estadísticas, en 2015 Cuba mantuvo la tendencia al decrecimiento poblacional, pese al discreto aumento de los nacimientos en ese periodo, que fue de 125 064, apenas 2 mil 421 más que en 2014. La cifra representa un raquítico incremento de 0.06 por mil habitantes.

La información ofrecida por la Oficina Nacional de Estadísticas de Cuba añadió el alarmante aviso de que el total de cubanos apenas aumentó en 727 en relación con el periodo que le precedió.

¿Cuántos ancianos o personas mayores de 60 años, la llamada tercera edad, viven actualmente en Cuba? De acuerdo con informaciones dadas a conocer en la sesión del parlamento cubano de julio del pasado año, la cifra asciende a unos 2 millones 176 mil, o sea, el 19, 4 del total de habitantes.

En el mismo escenario se dijo que para el 2025, o sea, en 9 años, ese número seguirá creciendo hasta alcanzar el 30. 8 por ciento de la población total del país, estimada en 11 millones, 239 004 habitantes a finales del pasado año.

Ancianos.cubaynegocios

Se trata de un reto que parece difícil sortear exitosamente con el solo esfuerzo del estado cubano, que ha venido trabajando en la construcción de las llamadas casas de abuelo y asilos, pero no con la suficiente celeridad. Para atender a los adultos de la tercera edad existen en Cuba 258 casas del abuelo y 144 hogares de ancianos, que acogen a 8 794 y 11 174 personas, respectivamente.

La cifra es totalmente insuficiente para la creciente necesidad. De ahí la aparición de la figura del Cuidador, que es la persona contratada por la familia para atender al anciano, ya sea en la casa del empleado, habilitada al efecto, o en la del propio paciente, que es la versión más abundante.

La mayoría de los cuidadores privados, particulares o por cuenta propia no aparecen registrados en lugar alguno. Se emplean directamente con el interesado y generalmente perciben una remuneración mensual que bordea los 50 pesos convertibles o los 1 200 de los llamados pesos cubanos. Un salario superior a los trabajadores estatales de igual oficio.

Los privados aceptan además a personas con discapacidades invalidantes para comer, caminar y por pérdida de memoria a causa del Alzheimer, pacientes que no son aceptados en las llamadas Casas del Abuelo, la versión estatal más extendida para el cuidado de los abuelos.

Pese a que la labor del cuidador requiere sacrificios, conocimiento elemental de reanimación y enfermería, el número de estos crece ante la sostenida demanda.

Por lo tanto, cabe esperar que a corto plazo, el Cuidador como ente individual, así como las casas para la atención a los ancianos, se consolidarán en el ya fortalecido sector privado de Cuba, como parte de los cambios que tienen lugar en la actualización del modelo económico y social del país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *