Oportunidad para los artesanos cubanos por cuenta propia.

arte.cuba y negocios
Ferial de Pabexpo

Por Maria Carla Álvarez

Desde finales de abril y durante gran parte del mes de mayo de cada año tiene lugar en La Habana un evento sin precedentes para los artesanos por cuenta propia en Cuba. Nos referimos a la feria Arte para mamá, un evento que se celebra precisamente con motivo del día de las madres y en el que gran cantidad de negocios privados relacionados con el arte participan como expositores y vendedores.

Luego de transitar por varias sedes, y actualmente asentada en el recinto ferial de Pabexpo, la muestra es patrocinada por el fondo cubano de Bienes culturales y permite a los artistas exhibir y ofertar sus creaciones, muchas de ellas hechas a mano, pero otras con una complejidad constructiva comparable con las realizadas en el sector industrial.

En este 2016, la feria contó con casi 260 stands individuales, los cuales expusieron muestras de muebles, orfebrería, bisutería, confecciones textiles, calzado, y otros. Calzados y vestuarios ganan un lugar especial en la atracción del público no sólo por la belleza y variedad propuesta por los artesanos, sino también por la conocida durabilidad de esas piezas.
cubaynegocios,arte

El proyecto Después de los 40 es la propuesta de la artesana Miriam Lazo, quien presenta sus muestras textiles con el incentivo de que a partir de esa edad las mujeres deben preocuparse por lucir juveniles pero con diseños que no resulten ridículos y que estén a la moda. Con su sede oficial en la Habana Vieja, esta creadora considera que hasta el momento ha obtenido resultados favorables.

A pesar de su nombre, las ofertas de Arte para mamá no están destinadas solamente a las mujeres de la casa, también hay una variedad de artículos para los hombres, los niños, e incluso, para adornar el hogar.

Los muebles son uno de los elementos que más llaman la atención por la diversidad y originalidad de los catálogos. Ese evento constituye una oportunidad para los cuentapropistas que se dedican a la caripintería, pues les permite dar a conocer sus trabajos a escala nacional y que empresas estatales contraten sus servicios.

No solo los artesanos privados de la Habana son los únicos que se valen del evento para ganar ventas y promocionar sus creaciones. Los artistas acuden desde todas las provincias de Cuba y dejan sus tarjetas de presentación para que les hagan encargos o los visiten una vez terminada la feria.

Más que una exposición comercial, es éste un evento cultural, una gran fiesta en la que convergen trabajadores privados y estatales, pues en ella participan también instituciones del Sistema Nacional de Cultura como El Instituto Cubano de Arte E Industria Cinematográficos y la Oficina del Historiador de la ciudad, así como representantes de diversos países que han sumado sus productos a la venta.

Es por eso que cada año miles de personas llegan hasta la sede de la popular feria con la esperanza de encontrar no solo un regalo para las madres sino también uno personal, o para obsequiar a otras personas, o simplemente para disfrutar una vez más de cómo se unen mágicamente arte y cultura en un solo evento.

Puntua este articulo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *