Novedosa licencia para negociar precio

contratista.cuba y negocios
Contratistas por cuenta propia

Por Denisse Cortinas

Contratistas por cuenta propia

Construir o reparar un local no es tarea fácil en Cuba. Requiere de una exhaustiva búsqueda de materiales y personal especializado en obras, situación que en ocasiones se vuelve dificultosa. Para facilitar las cosas a quienes planean construir o reformar sus hogares u otros establecimientos existen los llamados contratistas.

Definida en la modalidad de Servicio de construcción y reparación de inmuebles, la de contratista es una de las actividades autorizadas por el Estado cubano para ejercer por cuenta propia, como parte del plan de reordenamiento económico del país caribeño.

Esa licencia se le otorga también a aquellos que desean laborar de manera privada en oficios como plomería y albañilería, pero brinda la posibilidad de subcontratar hasta un total de 4 trabajadores, a modo de brigada de construcción.

Los contratistas están al frente de las obras desde el comienzo hasta su culminación y se encargan del abastecimiento de materiales, además de velar por el correcto desenvolvimiento del trabajo del equipo. De esta forma, es quien repone los gastos e inversión al recibir el pago y distribuye las ganancias entre todo el personal.

Para practicar ese tipo de negocio privado es necesario afiliarse a la Oficina Nacional de Actividades Tributarias, a la cual se le debe abonar un impuesto de 400 pesos cubanos cada mes, así como 10 por ciento de los dividendos obtenidos.

Los contratistas pueden brindar sus servicios tanto a personas naturales como a entidades estatales, en el caso de que esas empresas estén autorizadas a emplear a trabajadores por cuenta propia.

Rubén Estévez trabaja como contratista hace 2 años, y según expresó, prefirió dejar su empleo estatal como directivo en una empresa para dedicarse a esa actividad, porque le reporta mayores beneficios económicos.

cuba.Contratistas
La actividad de contratista

“Haber trabajado tanto tiempo dirigiendo personal me dio la experiencia que requiero ahora para atender este negocio”. –Afirmó Rubén- “Pero es necesario contar con una brigada de confianza y de personas responsables, capaces de desempeñar las tareas de una manera eficaz en el menor tiempo posible, porque estamos muy cargados de trabajo en estos días”.

Por su parte Emilio Díaz, quien contrató a una brigada constructiva para la reparación de su vivienda considera una ventaja la existencia de los contratistas. –“Es un problema menos para mí”-expresó- “No me tengo que preocupar por comprar los materiales, que a veces no están en las tiendas. Todo eso es tarea del jefe de la obra. Con él yo acuerdo el precio y él se encarga de todo lo demás”.

La actividad de contratista es común en muchos países. Esas personas aparecen como los empresarios que negocian los precios con los clientes y son los encargados de responder ante estos. Su implementación en Cuba resulta una novedad que sin dudas contribuye al desarrollo de la actividad por cuenta propia y facilita la vida de los ciudadanos.

Novedosa licencia para negociar precio
5 (100%) 1 vote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *